principal-parroquia-san-pedro
Esta parroquia, correspondiente a la zona baja del pueblo o “Rabal”, fuera de las murallas vino a sustituir a la pequeña iglesia de San Juan, desaparecida tempranamente. Es una construcción gótica emprendida al mismo tiempo que el templo de San Saturnino, durante el siglo XIII, tal como puede comprobarse en sus exteriores.

Su interior, no obstante obedece a una reforma de 1.862 inspirada en modelos neoclásicos. En esta empresa, la primitiva distribución de tres naves fue sustituida por la actual planta de cruz latina con nave de tres tramos, acompañada de capillas laterales de planta rectangular, y crucero amplio seguido de cabecera recta. Articulan sus muros pilastras acanaladas de capitel compuesto y una potente cornisa de tacos, de la que arrancan las bóvedas de medio cañón que cubren el espacio de la iglesia, incluyendo la cabecera que lleva lunetos; sobre el tramo central del crucero voltea una media naranja de esquina oval con pechinas. Las capillas laterales también reciben bóvedas de medio cañón, abriéndose a la nave a través de arcos de medio punto, decorados por círculos.

Al exterior, el edificio deja ver robustos muros de sillería y sillarejo, reforzándose con parejas de contrafuertes prismáticos los laterales de la nave.

La fachada se reduce a un simple paramento rectangular, culminado en un frontón recto que obedece a la reforma neoclásica de la iglesia.

Centra la fachada una portada gótica de finales de siglo XIII de esquema apuntado y con cuatro arquivoltas provistas de baquetones aristados.

Por el lado del Evangelio y en el tramo anterior al crucero se abre otra portada  gótica del siglo XIII aunque muy restaurada.
A continuación se alza una  esbelta torre medieval con alto fuste prismático dividido  en dos cuerpos, ambos abiertos en Saeteras apuntadas. Adosado a la torre aparece un cuerpo cilíndrico medieval, que alcanza prácticamente el campanario y alberga la escalera de caracol de acceso a éste. Gran parte del lado de la Epístola está oculto por unas construcciones barrocas de cantería, en cuyos cuerpos superiores presentan balcones corridos sobre grandes ménsulas de piedra.

Los elementos interesantes de la parroquia son: en el presbiterio nos encontramos el retablo mayor con dos tallas sedentes de San Pedro y San Saturnino y tres asientos de una sillería barroca del siglo XVIII;  en el lado del Evangelio el retablo de la Virgen del Carmen con una talla barroca de San Bernardino de Siena con mitra sobre libro; en el lado de la Epístola el retablo de la Virgen Milagrosa con una talla barroca de San Esteban ; en la sacristía el tríptico de la Epifanía, obra de principios del siglo XVI, aún dentro de la tradición goticista, compuesto por figuritas de madera tallada y policromada, que responden a una influencia flamenca. Aloja  al grupo de la Virgen con el Niño, San José y el rey Melchor arrodillado , mientras que las hojas laterales, están reservadas a las figuras, en este caso de pie, de Gaspar y Baltasar. La sacristía se completa  con diversas piezas de orfebrería cuya cronología abarca desde el siglo  XVI al XIX : cálices y vinajeras de plata.